Pues no… Otaka también es rusa

Ha batido todos nuestros récords de estancia en la Península antes de salir de viaje. De hecho, ya estábamos a punto de apostarlo todo a que habíamos capturado una becada sedentaria, pero el viento sur y el instinto migratorio han hecho su trabajo y Otaka ha salido de la Montaña Alavesa para plantarse en Rusia en un viaje largo e interesante. Una vez más confirmamos de la mano de Otaka que el viento de cola es un factor determinante en los movimientos migratorios de estas aves.

Otaka gira al Norte rumbo a la zona de Karelia

El 22 de abril Otaka ya había batido todos los récords de «espera» en su zona de captura de la Montaña Alavesa. Recordemos que fue equipada el 4 de marzo, con lo que ha esperado nada menos que 53 días sin moverse de la zona. Pero la aparición de una borrasca que propició una corriente importante de viento del sur en el Norte de la Península obró el milagro y el 23 Otaka arroja nuestro gozo al pozo emitiendo desde el Norte de Aquitania, cerca de Burdeos. No es una etapa excesivamente larga – unos 350 kilómetros – pero nos confirma que Otaka no tenía nada de sedentaria. Ya ha empezado su viaje.

A partir de este momento los movimientos se precipitan, como si nuestra becada alavesa quisiera recuperar el tiempo «perdido» y el 24 suma otros 340 kilómetros hacia el Este. Sigue en Francia, pero funciona como un reloj suizo. tendremos que esperar hasta el 4 de mayo para que Otaka salga de Francia, plantándose muy cerca de Stuttgart, Alemania, tras recorrer otros 400 kilómetros. Se trata de una etapa doble, porque la primera emisión del 4 de mayo nos la da cerca de Stuttgart a medianoche, concretamente a las 00:02, pero esa noche es larga para Otaka, pues le servirá para viajar 260 kilómetros más y colocarse a las puertas de la República Checa.

Otaka va lanzada. El 5 de mayo está en el centro de Polonia firmando una enorme etapa de 600 kilómetros y el 6 de mayo ya emite desde Ucrania. 330 kilómetros más. En este momento su rumbo va a cambiar drásticamente.

Otaka gira rumbo norte

El 6 de mayo Otaka mantiene una trayectoria prácticamente lineal con rumbo Este, pero en la segunda semana de mayo esta becada va a girar radicalmente con rumbo norte hacia la zona de San Petersburgo y la zona de Karelia, que no en vano el equipo del proyecto Scolopax Sin Fronteras conoce muy bien.

El 7 de mayo Otaka está en Bielorrusia, rumbo Nordeste: 400 kilómetros. El 10 de mayo rola más aún a norte y suma 283 kilómetros. Ya está en Rusia, Óblast de Smolensk. El 11 de mayo sigue hacia el norte, 350 kilómetros para colocarse en la frontera entre los Óblast de Tver y Nóvgorod. Su última posición es del 12 de mayo en el Óblast de Vólogda. Está ha 3.300 kilómetros de la Montaña Alavesa, pero su poco habitual ruta suma muchos kilómetros más.

Curiosamente su ruta hasta el 10 de mayo es muy similar a la de Ezpela, becada que compartía no solo origen alavés, sino incluso la misma pradera de alimentación nocturna.

Sollube avanza

Mientras tanto, Sollube nos sorprende con una nueva etapa inesperada hasta cierto punto. Estamos ya en mayo y aunque no es nada extraño seguir viajando, la becada de bizkaia podría perfectamente haber finalizado su migración en el Óblast de Tver, donde la dejamos la última vez. pero el 26 de abril nos comunica un nuevo movimiento. Ha sumado 425 kilómetros con rumbo Nordeste para posicionarse en el centro del Óblast de Yaroslavl.

Sollube también es rusa, Otaka…

El mes de abril está resultando interesante en el seguimiento de nuestras becadas a través de Europa. Demasiado interesante, podríamos decir, pues cuando ya tenemos una entrada preparada para publicar nos salta un nuevo movimiento que nos obliga a reescribir el texto y el mapa. Pero como dice el refrán: «sarna con gusto no pica» y cada nueva noticia de nuestras amigas es una alegría añadida que se traduce en más puntos y líneas sobre el mapa de Europa.

Sollube ya está en Rusia

En primer lugar hablaremos de Sollube, la becada que nos ha llegado de la mano de la Diputación Foral de Bizkaia y que equipamos este año en la Reserva de Urdaibai, a orillas del Cantábrico.

Dejamos a nuestra becada el 29 de marzo en Francia, bastante al Sur, comenzaba a despegarse de la costa Atlántica y enderezar su rumbo Nor-Nordeste y ya al día siguiente emitió desde el centro del país galo, unos 150 kilómetros al Sudeste de París. Sollube ha mantenido prácticamente una línea recta en toda su migración prenupcial, pero entre el 30 de marzo y el 2 de abril se desplazó 75 kilómetros en dirección Este. En ese momento estaba a unos 800 kilómetros de Urdaibai y a partir de ahí todo va a ser una línea recta, una carrera por etapas hasta la madre Rusia.

El 10 de abril se encuentra en Alemania, Renania, a 20 kilómetros de Kaiserlautern: 1.050 kilómetros. El 12 de abril está en Polonia, junto al Golfo de Gdansk, a orillas del Mar Báltico. Está ya tan cerca del Òblast de Kaliningrado que el 17 emite ya desde esta zona de Rusia, aunque solamente ha sumado 140 kilómetros. Cabe recordar que el Óblast de Kaliningrado es una región rusa «exclave», esto es, se encuentra separada y aislada de su entidad mayor – en este caso el conjunto de Rusia – aunque no está completamente rodeada de otros países, pues tiene a su alrededor Polonia, Lituania y el Báltico. Si fuera como el Condado de Treviño o Petilla de Aragón, que están completamente rodeados de territorio ajeno, entonces sería un «enclave» pero como limita por el Oeste con el Golfo de Gdansk y el Báltico, es un «exclave».

Volviendo al tema, el 19 de abril aún está en Kaliningrado, solo se ha movido 80 kilómetros y el 20 de abril ya emite desde Lituania. Su última posición ya dentro de territorio Ruso será de hoy, 22 de abril en el Óblast de Tver. Está a unos 2.900 kilómetros de Urdaibai y no sabemos si esta será su casa de verano o va a continuar viaje en los próximos días.

La ruta migratoria de Izar II está siendo diferente a la de la primavera de 2.020. En rojo, la ruta 2.021

Izar II está siendo una becada poco ortodoxa, que son las que más nos divierten, dicho sea de paso. Recordemos que esta becada de la Montaña Alavesa no llegó el año pasado hasta su lugar de captura, quedándose a pasar el invierno en el centro de Francia. El pasado 25 de marzo nos dio una posición cerca de Berlín, anunciando que había empezado su migración prenupcial y pronto lo confirmamos. Al día siguiente, el 26 de marzo ya estaba en Polonia tras haber sumado unos 200 kilómetros y el 2 de abril emite desde Polonia pero en el extremo Nordeste del país, avanzando 450 kilómetros. Izar II sobrevuela Lituania y el 4 de abril emite desde el norte del país. El día 9 de abril ya está en Rusia, en el Óblast de Tver, muy cerca de Sollube, pero Izar II va a seguir avanzando y el 15 de abril ya está a 2.550 kilómetros de la zona francesa donde ha pasado el invierno. Como curiosidad, el tema de la filopatria no va con esta becada, lo que no deja de ser una excepción en toda regla. Izar II no volvió a pasar el invierno a la Montaña Alavesa ni va a pasar el verano en la misma zona de Rusia – presumiblemente -, pues ya emite más al Este y a 300 kilómetros de su verano de 2.020. A ver hasta dónde nos lleva…

Ilargi está a 300 kilómetros de su «casa». En rosa, la ruta de Ilargi de 2.021.

Prácticamente todas nuestras becadas este año pasan por Polonia. la veterana Ilargi ya debe conocer el espacio aéreo de Europa de memoria, no olvidemos que, solamente por lo que respecta al Proyecto Scolopax Sin fronteras del CCBP, ya va por su quinta migración. Ilargi no es tan pródiga en emisiones, pero se le sigue bastante bien. Su primera posición nos la da en el sur de Polonia el 13 de marzo a casi 2.000 kilómetros de su lugar de invernada habitual en la Montaña Alavesa. Tarda mucho en volver a emitir y el 31 de marzo sigue en Polonia, frontera con Ucrania. Solamente se ha movido 170 kilómetros. Nos toca esperar hasta el 10 de abril para saber que ya está en Rusia y en 4 días más ya está razonablemente cerca de su lugar de verano. esta vez ha sumado casi 1.000 kilómetros. Su última posición la desplaza 130 kilómetros ara dejarla solamente a 300 del lugar donde previsiblemente pasará el verano.

Ezpela ya está en su casa de Rusia. En naranja, la ruta de Ezpela de 2.021

Ezpela ya está en casa. Como los hijos cuando se van de viaje, ya ha llamado para decirnos que todo está bien. El 11 de marzo aún estaba en el Sur de Francia y el 12 ya había cruzado todo el país para emitir desde el territorio de Belfort, muy cerca de Alemania. Pero nos va a tener en vilo solamente hasta el 14 para emitir desde Bielorrusia batiendo un récord. Bien, todo esto ya lo contamos en entradas anteriores y tendremos que esperar hasta el 26 de marzo para que nos de su posición desde Ucrania, tras un desplazamiento de 300 kilómetros. Esta a menos de 350 kilómetros de sus posiciones de verano, a las que llegará el 28 de marzo. Los últimos días emite desde esta zona, sin novedad.

¿Y Otaka?

Ahora mismo todas las miradas están puestas sobre Otaka, la becada alavesa equipada este año. Otaka sigue emitiendo desde su zona de captura en la Montaña Alavesa. Siempre hemos querido capturar una becada sedentaria y aunque lo consiguiéramos con Ibérica, esto es otra cosa. Pero no es la primera vez que cruzamos los dedos, creemos que casi lo tenemos y a última hora la becada se va hacia el Este. Lo que sí sabemos es que ha batido el récord de permanencia en la Península: Araba se fue entre el 16 y el 19 de abril; Laguna entre el 4 y el 7 de abril y Okil lo hizo entre el 8 y el 9 de abril. Curiosamente las tres becadas que más han aguantado antes de emprender su migración prenupcial son alavesas. ¿Podemos darla por sedentaria?

P.D: Otra becada que ha emitido y lo ha hecho desde su misma posición de octubre, es Gatova. La explicación más razonable es que esta becada ha caído y su transmisor comienza a dar señales una vez la nieve se ha retirado de la zona permitiendo ciclos de carga. Estamos a la espera.

Sollube e Izar II se lanzan hacia el Este

Fechas, trámites, plazos y circunstancias han obligado a los responsables del proyecto Scolopax Sin fronteras del CCBP a dividir los equipamientos de este año 2.021 en dos fases. En la temporada que comienza el proyecto cuanta de nuevo con la importantísima colaboración de la Diputación Foral de Bizkaia, que aportará un total de tres nuevos dispositivos. No menos importante el Club Deportivo Hornillo de Maestu y la Diputación Foral de Araba vuelven a sumar dos nuevos equipos para su equipamiento. Las circunstancias a las que nos referíamos al comienzo de esta nueva entrada del blog se traducen en que los equipamientos de 2.021 por primera vez van a llegar en dos entregas: una en primavera, que ha conseguido equipar a Sollube y Otaka y otros tres emisores que se colocarán en otoño, algo que nunca habíamos hecho hasta la fecha.

Ibon Telletxea en plena faena de equipamiento de Sollube

La situación pandémica que vivimos lo complica todo y las nuevas equipaciones de la temporada 2021 no escapa a esa circunstancia. En una noche «horrible» de luna y calma – recordemos que las noches tranquilas son las peores para capturar becadas con foco -, el 4 de marzo el equipo habitual del Club Deportivo Hornillo de Maestu formado por Todor de Agirre, Luis Parra, Ibon telletxea y Rubén Ibáñez consiguen atrapar y equipar a Otaka en la Montaña Alavesa. Otaka significa argoma en Euskera (Genista escorpius). Esta becada es un ejemplar juvenil de 320 gramos de peso que aún no ha salido de su zona de invernada.

Rubén a punto de liberar a Sollube

La otra becada que se ha equipado este año es Sollube, como el monte de Bizkaia. Sollube se equipó el 10 de marzo en la Reserva natural de Urdaibai, como viene siendo habitual en las becadas de Bizkaia. Pero este caso es mucho más curioso, pues nada más ser equipada, prácticamente al día siguiente, Sollube se desplaza hacia el sur. El 12 de marzo hace una parada al sur de Gipuzkoa, entre Arantzazu y Zegama y al día siguiente emite desde Navarra, en la zona de Urbasa/Andia, donde va a permancer durante varios días.

Estos movimientos nos invitan a pensar que esta becada no es de Urdaibai, sino que podemos haberla capturado en tránsito desde alguna zona más al Oeste, quién sabe si Galicia, Asturias, Cantabria… Hasta la fecha todas las becadas equipadas habían pasado algunos o muchos días antes de emprender el viaje de vuelta hacia el Este. Nunca había sucedido que una becada se moviera tan rápido, lo que apunta a que probablemente el equipo del CCBP y la Diputación Foral de Bizkaia capturaron y equiparon una becada en tránsito. Claro está que todo esto lo podremos corroborar cuando el año que viene, si sobrevive a las dos próximas migraciones, sepamos cuál es su destino.

Por lo demás, el viento sur ha empujado a esta sorda a comenzar su viaje de primavera. Su primer movimiento la ha llevado a la zona de Aquitania, cerca de Burdeos el 29 de marzo, superando una etapa de 230 kilómetros. El mismos día volverá a emitir sumando 130 kilómetros más, en el límite norte de la región.

La última becada en darnos una posición nueva ha sido Izar II. Esta es una becada que en su viaje de vuelta desde Rusia no llegó a la Montaña Alavesa, quedándose en Francia. Su migración postnupcial fue lenta y «perezosa» y no ha sido hasta el 25 de marzo cuando nos ha comunicado su nueva situación cerca de Berlín. Izar II ya está de vuelta. Del resto de becadas, no tenemos novedades por el momento.

La migración prenupcial 2.021 empieza muy fuerte

En dos semanas de marzo se han disparado los acontecimientos en el seno del Proyecto Scolopax Sin Fronteras del CCBP. En primer lugar hemos equipado dos nuevas becadas. Otaka y Sollube, de la mano del Club Deportivo Hornillo de Maeztu y la Diputación Foral de Álava en la Montaña Alavesa y también gracias a la Diputación Foral de Bizkaia en Urdaibai. Son dos de un proyecto que incluye tres equipaciones más, que vendrán, probablemente, el próximo otoño. De estas nuevas becadas hablaremos en los próximos días porque merecen una entrada aparte con todo lujo de detalles y es que estamos inmersos de lleno en un pandemia que no nos permite desplazarnos entre provincias. Es por esto que los equipos no están completos y necesitamos un poco más de tiempo para contar las cosas como debe ser. Lo dicho, hablaremos de Otaka y Sollube en un par de días.

Ezpela bate el récor de distancia recorrida en dos noches

Ezpela bate un récord

Para empezar a hablar de la migración prenupcial de 2.021 hay que poner la vista en dos becadas alavesas y muy particularmente en Ezpela, que ha batido un récord de distancia que tenía en su poder otra becada alavesa: Laguna. Ezpela ha recorrido nada menos que 1.500 kilómetros en dos noches. Repetimos por si no ha quedado del todo claro: 1.500 kilómetros entre los días 12 y 14 de marzo. desde Francia hasta Bielorrusia

la primera emisión de Ezpela en esta migración la tuvimos el 11 de marzo en el Sur de Francia. había recorrido 375 kilómetros desde sus cuarteles de invierno alaveses hasta el centro de la provincia de Midi-Pirinees . Pero esa etapa, importante, iba a ser solamente un aperitivo, porque el 12 de marzo emite desde el extremo Nordeste del país galo tras sumar 575 kilómetros más y ya el 14 de marzo ¡Lo hace desde Bielorrusia!. Si ha volado en línea recta ha cruzado del tirón las fronteras de Alemania, República Checa, Polonia y un roce por Ucrania. ¡Impresionante!

Ilargi también ha empezado muy fuerte

Ilargi se suma a la carrera

Y en esas estábamos cuando Ilargi se ha unido a la competición con resultados muy parecidos. Eñ día 10 de marzo estaba en su lugar de invernada en Álava y el 13 de marzo emite dos veces sumando 2.000 kilómetros. Sí, está bien, no hay error tipográfico. El 10 de marzo estaba en Álava y el 13 emite desde Polonia a 1.980 kilómetros. Pero esa misma noche emite un poco más al Este, unos 175 kilómetros más, unos metros dentro de territorio ucraniano, prácticamente en la frontera.

Becadas y nevadas: una relación curiosa

Los modelos meteorológicos predijeron la llegada de un importante temporal de nieve a la península en enero de este año 2.021 y acertaron plenamente. La irrupción de Filomena, que así fue llamada por AEMET esta borrasca profunda europea, afectó el territorio nacional entre el 1 de enero y el 11 aproximadamente. Esto se refiere a su actividad, porque sus efectos aún están presentes en las cuencas hídricas o en forma de manto blanco en las cotas más altas.

Y con este panorama, ¿Qué han hecho nuestras becadas? Pues como es habitual, unas una cosa y otras otra bien diferente. En este sentido resulta especialmente revelador el comportamiento de dos de nuestras becadas equipadas dentro del Proyecto Scolopax Sin Fronteras: Ilargi y Ezpela.

Recordemos que ambas becadas están monitorizadas ya de vuelta en su zona de captura de la Montaña Alavesa y que según nos reporta Ibon Telletxea la nevada fuerte en la zona comenzó el día de Año Nuevo. Al día siguiente, el 2 de enero, Ilargi se mantenía en su sitio, pero el 6 de enero, como regalo de Reyes, nos envió una nueva posición a 25 kilómetros en línea recta al Oeste. Esa zona, aunque también estaba cubierta de nieve, era 200 metros más baja que la anterior. hasta el 13 de enero sabemos que sigue en esa zona de menor altitud y y en su última localización del 20 de enero, Ilargi ha vuelto «a su sitio». Conclusión: al menos ha permanecido una semana fuera de su zona.

Sin embargo Ezpela, que vive en la misma zona, no se ha movido de su sitio durante todo el temporal.

Ibon Telletxea y José Luis Guzmán durante los trabajos de localización en 2.010

Esta situación nos trae a la memoria los trabajos que realizó el investigador José Luis Guzmán para su doctorado y más concretamente el excelente «Factores que modulan la abundancia invernal de la becada (Scolopax Rusticola): Implicaciones para su gestión y conservación» al que podemos acceder en este enlace: https://digital.csic.es/bitstream/10261/147210/1/abundaScolopax.pdf

Era enero de 2.010, un invierno que sufrió tres olas de frío consecutivas. José Luis Guzmán mantenía un grupo de becadas monitorizadas mediante radiotelemetría convencional en varias zonas, un contingente importante en territorio alavés. En aquella ocasión tuvimos la oportunidad de colaborar con José Luis en la localización de estas becadas utilizando una avioneta y varios vuelos recorriendo todo el territorio de Euskadi, desde la frontera francesa hasta el extremo oeste de Bizkaia.

Montamos antenas en los batientes de las dos alas de una Cessna.

Explicado grosso modo José Luis observó tres grupos de comportamiento diferentes dentro de este contingente de becadas alavés:

Una parte de estas becadas aguantaba la ola de frío sin moverse de su sitio.

Otro grupo era el primero en abandonar la zona buscando territorios más habitables, más bajos y cercanos a la costa, normalmente. Curiosamente este grupo era el que más tardaba en volver a su zona.

El tercero aguantaba en la zona más y también era el primero en volver.

Todas las becadas volvían a su mismo lugar de invernada.

Los tres grupos repitieron exactamente el mismo comportamiento en las tres olas de frío de ese invierno.

Estos días las becadas alavesas repiten estos comportamientos.

Investigación! Investigación! Investigación y más Investigación!

Una migración postnupcial interesante

Desde que el CCBP puso en marcha el Proyecto Scolopax Sin Fronteras, desde el primer año, constatamos que la diferencia de seguimiento entre la migración prenupcial y la postnupcial iba a ser notable. Mientras en las estaciones de primavera y verano las emisiones de nuestras becadas son constantes y regulares, durante el otoño e invierno sucede todo lo contrario, dándonos localizaciones muy escasas y espaciadas en el tiempo. Este es un hecho que también han evidenciado los resultados de otros equipos europeos que trabajan con idéntica tecnología. No hay que olvidar que los transmisores que portan nuestras becadas se alimentan de energía solar, así pues la hipótesis más probable nos remite a la menor incidencia del sol en el norte de Europa en estos periodos.

Aún así y teniendo en cuenta la dificultad de la empresa, hay mucho que contar de esta temporada a través de todo el continente.

Myotragus, caída en acto de servicio

Empecemos por acordarnos de Myotragus, la becada balear que perdimos y recuperamos gracias a la colaboración de los compañeros franceses del CNB. Myotragus estaba emitiendo desde febrero en la misma posición, su última localización era del 26 de abril y todo apuntaba que había caído, como luego comprobamos. Se encontraba cerca del parque de Luberon, en la región de Aix en Provence. Inmediatamente nos ponemos en contacto con nuestro socio compañero Daniel Arbacette y la gestión da como resultado que el delegado del CNB en la zona Phillipe Daumas se ofrece inmediatamente a coordinar un intento de recuperación del PTT perdido. En principio la zona no parece inaccesible, pero el biotopo va a complicar mucho la búsqueda. Un PTT marrón en un bosque no deja de ser una aguja en un pajar.

En esta zona se busca a Myotragus

El primer intento, el 15 de mayo, es infructuoso, pero los franceses no se rinden y el 16 de mayo consiguen encontrar el emisor. ¡Se encontraba colgado en una rama a la altura de una persona!. Por los restos en el arnés los compañeros del CNB creen que ha podido ser depredada. Rápidamente nos envían el emisor para su posterior utilización, pero las primeras pruebas no dan resultados. A día de hoy no sabemos si podremos «reciclarlo» en otra becada en las próximas semanas.

El PTT de Myotragus recuperado

Ibérica también causa baja

Otra veterana, la primera y única becada nidificante, autóctona o sedentaria – como queramos llamarla – que hemos conseguido equipar en el proyecto, también ha caído. Se capturó y equipó a finales de mayo de 2.018 en una zona del Sistema Ibérico y durante todo este periodo de más de dos años nos ha dado una serie de datos muy interesantes. Es una becada que se ha movido muy poco de su zona, ni siquiera en olas de frío o nieve ha protagonizado desplazamientos importantes. Desde el 23 de abril del año pasado su contador de actividad permanecía invariable y ya en junio emitía en modo «mortalidad». Es un PTT que no hemos conseguido recuperar.

Kolitza, la intermitente

La becada bizkaitarra de Urdaibai ya nos tiene acostumbrados a sus largas ausencias. Cada verano la perdemos y cada primavera aparece de nuevo tras superar otro invierno en el tupido encinar de la Reserva de Urdaibai. Ese bosque es tan sombrío que no ofrece posibilidad de carga para su emisor, pero Kolitza ya nos ha «regalado» tres migraciones prenupciales y siempre conservamos la esperanza de que con la llegada de los primeros rayos de sol de marzo su PTT vuelva a dar señales de vida.

Gatova, en «standby»

La becada mallorquina no ha emitido desde el 22 de octubre. Esta becada estaba dándonos localizaciones muy constantes desde la misma posición y desapareció por completo a finales de octubre. No sabemos más de ella, pero puede aparecer en cualquier momento. Seguimos a la espera.

Ilargi, la primera en llegar a meta

De las otras tres becadas que hemos podido seguir en su vuelta a la Península Ilargi ha sido la primera en llegar a la Montaña Alavesa, completando así su segunda temporada completa: dos migraciones prenupciales y sus correspondientes vueltas postnupciales. Ilargi pasa sus veranos en el extremo este del Óblast de Kirov, a unos 4.100 kilómetros de su lugar de captura y equipamiento. Emite en esa posición hasta el 30 de septiembre y desaparece hasta el 14 de octubre, cuando vuelve a aparecer en la frontera oeste de Rusia, en el Óblast de Pskov. Ilargi se encuentra muy cerca de la frontera de Lituania tras acercarse 1.350 kilómetros a su destino.

Su siguiente etapa la llevará a la República Checa, desde donde manda una localización el 17 de octubre. Ha sumado 1.200 kilómetros para posicionarse al sur de las fronteras de Alemania y Polonia, cerca de Dresde. Se mueve solamente 100 kilómetros para volver a emitir el 4 de noviembre y el 7 de ese mismo mes ya está en España. Lo curioso es que no aterriza para emitir desde la Montaña Alavesa, sino que lo hace desde Cantabria. Pero es un movimiento que no le impide «volver» hacia Euskadi y asentarse en la Montaña Alavesa el 11 de noviembre.

Su último movimiento, probablemente debido a las nevadas registradas este mes de enero de la mano de la borras ca Filomena, la sitúa el 9 de enero de 2021 a 30 kilómetros de su casa, buscando probablemente una zona más baja y más protegida del temporal.

Izar II ¿Se queda en Francia?

Izar II pasaba su verano en el Óblast de Nóvgorod, en el NorOeste de Rusia, a menos de 250 kilómetros de San Petersburgo y el Báltico. Izar II nos ha reportado diez posiciones diferentes durante este otoño-invierno, que no está nada mal. Su primer movimiento la lleva a Letonia el 1 de noviembre y un poco más lejos el día 2, pero sin salir de la república báltica. De los 3.000 kilómetros que esperamos que viaje hasta Araba ha completado poco más de 600. Izar II decide evitar las aguas del Báltico y pone rumbo sur para llegar a Lituania el 6 de noviembre. Otros 180 kilómetros.

Perdemos su rastro hasta el 29 de noviembre. Esta vez emite en Polonia, al norte de Cracovia, tras tomar una ruta que la aleja por el sur de su track de primavera y le hace avanzar 580 kilómetros. Volverá a emitir el 8 de diciembre desde esa zona para rectificar con rumbo Oeste y emitir desde el Norte de la república Checa el día 10 de diciembre. ya está exactamente sobre su ruta de migración prenupcial. Durante 8 días reportará varios movimientos mediante los que conseguirá avanzar solamente 120 kilómetros entre Chequia y Alemania. Sus dos últimas emisiones serán el 3 de enero desde el oeste de Alemania, cerca de Stuttgart y finalmente el 5 de enero desde el centro de Francia, 135 kilómetros al Sur de París.

Ezpela, migración en noviembre

De todas las becadas que han viajado este año, Ezpela ha protagonizado la migración otoñal en fechas más «habituales». De hecho, casi completa su viaje durante el mes de noviembre. Repasando sus movimientos, la teníamos en su posición de verano en el extremo Oeste de Rusia hasta el día 1 de noviembre, cuando emite desde el Oeste de Ucrania a 675 kilómetros. Va a aprovechar muy bien el mes, pues solamente dos días más tarde está ya en Polonia. Siempre decimos que las localizaciones en otoño son mucho más difíciles de conseguir, pero el 10 de noviembre volvemos a tener noticias de Ezpela, esta vez desde Francia, zona Centro. Ezpela está ya a más de 2.000 kilómetros de su lugar de veraneo y a 800 de la Montaña Alavesa. Pero no llegará a su destino en una sola etapa. El 19 de noviembre ya está en Euskadi, concretamente en una zona cercana a la bahía de Txingudi en Gipuzkoa y el 10 de diciembre ya nos comunica oficialmente su llegada.

Ultimas noticias desde la Montaña Alavesa

Esta misma semana, 14 de enero de 2021, nos ponemos al día para constatar que Ilargi y Ezpela viven tapadas por la nieve desde el día de Navidad aproximadamente. Ezpela tiene su refugio a 800 metros de altitud e Ilargi lo sitúa algo más bajo, sobre la cota 730 metros.
El día 1 de enero cayó otra importante nevada en la zona de la Montaña Alavesa, más importante que la anterior, y añadió capa de nieve desde cotas bajas. Después ha venido frío intenso, con mínimas inferiores a los 10 grados bajo cero varios días en esta zona. Y para rematar, una Filomena debilitada ha vuelvo a sumar nieve encima de la nieve helada.

Concretamente Ilargi , el 2 de enero seguía en la misma zona, pero el cuatro días después ya se había desplazado hacia el Oeste unos 25 km, bajando en altitud unos 200 metros, situándose en un bosquete en zonas de cultivo. En la zona donde está sigue habiendo nieve, pero a 500 metros de altitud la capa actualmente es muy pequeña y van apareciendo claros cada vez más grandes.

Por su parte Ezpela no se ha desplazado, aguantado el embate de la tormenta sin moverse de su sitio.

La migración prenupcial 2.020

Estrenamos este nuevo espacio con un resumen de las andanzas de nuestras becadas en su migración prenupcial de 2.020. Completamente ajenas a los aconteceres de este año atípico, las sordas siguen cumpliendo con el deber natural de la migración y hemos podido seguirlas a través de toda Europa en su ruta hacia el Gran Este.

En esta primera entrada del nuevo blog os hacemos un resumen de lo que ha sido y sigue sucediendo esta primavera, recordándoos que podéis consultar todos los artículos anteriores en la dirección del blog de siempre http://rtvs.ccbp.org

Siete becadas activas para el Proyecto Scolopax Sin Fronteras 2020

La primavera nos trajo, como cada año, nuevas ilusiones por lo que respecta al Proyecto Scolopax Sin Fronteras del CCBP. Son ya catorce años de esfuerzo continuado que ha servido para monitorizar mediante radio telemetría vía satélite a un contingente de 41 becadas que han surcado los cielos de Europa – y Asia – aportando una información valiosa e imprescindible en los últimos estudios realizados a nivel continental sobre esta especie. Fuimos los primeros a nivel mundial, con aquella becada que llamamos Trasgu en Etxarri-Aranaz en el año 2.006 y que por primera vez emitió desde Rusia.

Llegado el otoño y la migración postnupcial, seguimos teniendo cuatro becadas activas y la posibilidad de volver a contactar con alguna más. Recordemos que los dispositivos de carga solar que portan nuestras becadas a la espalda siempre presentan problemas de rendimiento cuando la incidencia de la luz solar en sus paneles no es tan directa, algo que tradicionalmente sucede en otoño coincidiendo con la migración postnupcial. De hecho, no solamente nosotros, todos los equipos del mundo que hoy en día trabajan con esta tecnología sufren idénticos problemas en otoño.

Aún así, podemos constatar que varias de nuestras becadas ya han vuelto a la Península.

¡Pasemos lista!

Ezpela

Una de las becadas que se equiparon en la Montaña Alavesa gracias a la colaboración del Club Hornillo de Maestu, una institución que con su apoyo está siendo clave en las últimas campañas del Proyecto Scolopax Sin Fronteras. Ezpela llegó a Francia el 21 de marzo, pero su progresión fue importante durante la última semana del mes. El 28 de marzo cruzaba sobre la línea de Izar II en el corredor migratorio que discurre por el sur de Alemania, a unos 360 kilómetros de su posición francesa y al día siguiente ya estaba unos 100 kilómetros al Este, en el centro de Alemania. Esta sorda emitirá el 2 de abril desde la república Checa a medianoche hora GMT, y posteriormente lo hará, el mismo día, a las 18:03 desde la frontera Nordeste, sumando otros 220 kilómetros a su migración. Ezpela continúa viaje y así el 3 de abril ya está en Polonia – 150 kilómetros más – y suma otros 220 sin salir del país el día 4 de abril. Su siguiente movimiento la sitúa ya en Bielorrusia, tras sumar 540 kilómetros el 9 de abril. Desde esa posición del 8 de abril solamente avanzó 430 kilómetros para llegar a su casa en Rusia el 14 de abril. Ha pasado el verano a 2.900 kilómetros de su lugar de invernada en Álava en el centro del Óblast de Briansk, muy cerca de la frontera Bielorrusa.

Ruta migratoria prenupcial 2020 de Ezpela

Kolitza

Parece que Kolitza, la becada que equipamos en 2.018 con el apoyo de la Diputación de Bizkaia en la Reserva de Urdaibai ha vuelto a hacer “de las suyas” permaneciendo escondida durante todo el invierno en un encinar tremendamente tupido situado al Este de la Reserva en la que vive. Nos ha pasado otras veces, estas becadas de Urdaibai desaparecen y  vuelven a aparecer con la llegada de la primavera y las placas solares de sus PTTs empiezan a recibir la luz necesaria. Kolitza se lanzó a finales de marzo a por su primera etapa importante de 380 kilómetros que la llevó más allá del Golfo de Bizkaia hasta la zona francesa de Montignac. Volverá a emitir en dos ocasiones: el 3 de abril en Alemania, pasando por la misma zona que sus compañeras y el 9 de abril desde el norte de la República Checa. En tres etapas reportadas Kolitza superó una distancia de 1.600 kilómetros. No se ha prodigado en emisiones, pero sigue trabajando para nosotros.

Ilargi

Ilargi, desde la Montaña Alavesa, es una de las tres becadas que se equiparon en 2.019 de la mano del Club de Caza Hornillo de Maestu. Recordemos que el año pasado fueron nada menos que 3 becadas alavesas: Eki, de la que no sabemos nada; Izar, que cayó probablemente predada y nos dio la posibilidad de recuperar su PTT que ahora lleva Izar II e Ilargi, que sigue entre nosotros funcionando a pleno rendimiento. De Ilargi sabemos que el 4 de mazro estaba en su lugar de invernada en la Montaña Alavesa y tres días después nos remite un importante desplazamiento que la lleva a emitir desde Francia, muy al Este, cerca de los Alpes. Han sido 675 kilómetros entre las dos posiciones y dos noches. La segunda etapa, con rumbo más al norte la llevará hasta Alemania, desde donde emite el 14 de marzo. Otros 450 kilómetros. Un dato curioso: este «stop over» de Ilargi la hizo coincidir con Izar II a una distancia de unos 60 kilómetros. posteriormente nos ofrecerá un nuevo desplazamiento de 175 kilómetros hasta la frontera Checa. La veterana alavesa volverá exactamente al mismo lugar donde pasó el verano de 2.019 pero por una ruta completamente diferente, mucho más al sur.  En 2.019 casi calcó sus rutas de ida y vuelta, pero en 2.020 desde que la dejamos a principios de abril al sur de Alemania se orientó hacia el Este para pasar por Ucrania y entrar en Rusia por el Óblast de Briansk el 11 de abril. Está 400 kilómetros al sur de sus rutas del año anterior y tendrá que corregir su rumbo a nordeste para llegar el 15 de abril al Óblast de Tula; el 18 al de Nizhni Novgorod. El 13 de mayo ya estaba «en casa» donde emitirá durante el verano a unos 10 kilómetros de su zona del año anterior. A 4.500 kilómetros de Araba.

Ruta migratoria prenupcial de Ilargi primavera 2020

Gatova

También este año el Consell de Mallorca nos dio la posibilidad de equipar una becada desde la isla para poder seguirla por Europa. El nombre escogido en esta ocasión fue  Gatova, que es como se llama en las islas a la aulaga (genista scorpius). Una de las novedades de este año es que no se equipó en el campo de golf de Son Termems, sino en otra zona en el extremo Oeste de la isla. Como cada año, con el apoyo de Ángel García Amengual, Pep Suñer, Xema Mayor y Carlos Vidal que junto con Ibon Telletxea y Rubén Ibáñez completaron el trabajo con la eficiencia de costumbre.

Gatova es la becada que menos distancia ha recorrido de las equipadas este año y siempre dibujando por el interior una línea paralela a la costa mediterránea. Esta becada estaba emitiendo sin novedad hasta la noche del 19 de marzo. Como es habitual en las «cegas» mallorquinas su primera etapa debe llevarlas hasta el Continente y esta vez no fue una excepción. Gatova optó por lanzarse hacia el norte cuzando toda Catalunya hasta posarse unos kilómetros al norte de la frontera, muy cerca de Perpignan. El 20 de marzo emite desde esta posición, 340 kilómetros al norte de su lugar de captura en Mallorca. Dos días más tarde lo hará al norte de Marsella, tras sumar otros 240 kilómetros muy probablemente volando sobre las aguas del Golfo de León. El 22 de marzo voló 80 kilómetros en dirección Este, hacia Mónaco. Su última etapa también ha sido corta, solamente 130 kilómetros, para dejarla el 8 de abril en una zona de Piamonte muy cercana a Liguria y por tanto al Mediterráneo.

A principios de mayo aún estaba en la Costa Azul, a orillas del Mediterráneo, pero no consiguió atravesar Italia hasta el día 17, cuando llega a Eslovenia. Un día más tarde ya está en la frontera entre Hungría y Eslovaquia tras sumar 250 kilómetros y no se detendrá, pues el 19 ya emite desde el centro de Eslovaquia con 200 kilómetros más en su mochila. El 24 de mayo Gatova llega a Ucrania y el 28 a Bielorrusia. Durante las tres últimas semanas de mayo Gatova ha afrontado casi 2.000 kilómetros de migración, pero aún nos ofrecerá datos muy interesantes. De hecho, el 29 de mayo Gatova llega a Rusia emitiendo muy cerca de la posición de verano de Ezpela. Ambas becadas están a poco más de 100 kilómetros de distancia entre sí. Pero a Gatova no parece gustarle el Óblast de Briansk y retrocede 115 kilómetros en dirección Suroeste. De nuevo en Bielorrusia el 1 de mayo aún volverá a Rusia antes de seguir camino definitivamente hacia el Norte. Ya no se va a detener: el 17 de mayo suma 370 kilómetros hasta la zona de Kaluga; el 19 de mayo, otros 270 kilómetros hasta superar la zona de Moscú, Óblast de Vladimir y en dos etapas más de 180 y 70 kilómetros llega a su destino junto al embalse de Gorki. Ya está en casa, a 3.600 kilómetros de Mallorca.

Ruta migratoria prenupcial 2020 de Gatova

Izar II

 Hablar de las dos becadas equipadas este año en la Montaña alavesa, Ezpela e Izar II, es hablar del corredor migratorio que bordea los Alpes por el norte y discurre por el sur de Alemania. Estas dos becadas junto con Kolitza e Ilargi han pasado por una franja de terreno de solamente 25 kilómetros, un auténtico cuello de botella que distribuye después las becadas por el Continente hacia el Este.

Izar II es la “resurrección” de Izar y es la que más ha emitido en la migración prenupcial. El 12 de marzo ya había salido de la Montaña Alavesa y emitió desde Francia a unos 175 kilómetros de su lugar de marcaje, muy probablemente en vuelo, porque su transmisión se realiza a las 00:02 hora GMT y ese mismo día 12 a las 18:01 emite desde una posición más al norte en línea recta. En realidad su etapa sumó 320 kilómetros para colocarse al este de Burdeos. Al día siguiente, 13 de marzo, su posición cambia para colocarse 130 kilómetros completamente al Este de su última emisión. Izar II no descansa y el 14 de marzo ha sumado 310 kilómetros más al Nordeste, aunque aún permanece en tierras francesas. Va sumando etapas consecutivas. así, el 15 de marzo emite ya desde Alemania, otros 280 kilómetros, en la posición en la que prácticamente se encuentra con Ilargi. En este momento solamente 60 kilómetros separan a estas dos becadas que fueron capturadas en el mismo campo alavés. Y claro, esa noche también se mueve, aunque el 16 de marzo solo recorrió 35 kilómetros. La última etapa, 120 kilómetros al nordeste la completará el 19 de marzo y allí sigue, en Alemania, a 1.200 kilómetros de la Montaña Alavesa. Tendremos que esperar hasta el 4 de abril para que Izar II emita desde el norte de Polonia a 120 kilómetros del mar Báltico y a 900 kilómetros de su posición en Alemania. LLegará a Letonia los días 7 y 8 para alcanzar su lugar de verano el 11 de abril en el Óblast de Novgorod, a poco más de 3.000 kilómetros de Álava.

Ruta migratoria de Izar II primavera 2020